Los seres humanos nacemos buenos

Si los seres humanos nacemos buenos, es decir con la capacidad para hacer el bien, solo necesitamos centrarnos en esa cuestión. Hemos venido a esta Tierra a hacer el bien al prójimo. No hay ningún otro propósito. Para hacer el…

Continuar leyendo

Los adolescentes somos noctámbulos

Si recordamos nuestra propia adolescencia o si convivimos con adolescentes, sabemos que esta afirmación es cierta. Los adolescentes nos vamos a dormir tarde, nos reunimos con amigos durante la madrugada y preferiríamos despertarnos tarde. Es una pena que nos veamos…

Continuar leyendo

Atentados ¿Qué alternativas tenemos?

Estremecidos y espantados después del atentado en Las Ramblas de Barcelona -ese sitio tan querido para muchos de nosotros- y preguntándonos cómo podemos acabar con ese odio que trasciende fronteras, sospecho que no hay solución si seguimos pensando que precisamos…

Continuar leyendo

Adolescentes en riesgo

Recién cuando aparece el consumo de drogas, bulimia, anorexia o depresiones, los padres registramos que algo está pasando. Sin embargo ese joven adolescente atravesó toda su infancia pidiendo apoyo para respetar su propio ritmo o sus deseos ocultos, siendo rechazado…

Continuar leyendo

Nuestras infancias

Las infancias que nosotros hemos vivido, han sido anti niños. Están alejadas del diseño original del mamífero humano. He allí el germen de todo el sufrimiento humano posterior. Para que los niños pequeños no suframos, necesitamos adultos que confíen en …

Continuar leyendo

El amor es el centro de nuestra vida

Los seres humanos nacemos amorosos. Ningún niño nace malo, déspota, violento, egoísta, perverso, tirano, avaro, ingrato ni miserable. No. Todos los niños nacemos con una exquisita capacidad para amar. Pero también nacemos inmaduros, es decir “sin terminar”. Esa inmadurez nos…

Continuar leyendo

Una civilización niñocéntrica

Una civilización respetuosa, amorosa, solidaria y beneficiosa para todos, debería ser niñocéntrica. Es decir, organizada según las necesidades de los más pequeños. Adaptada a los más pequeños. Fácil y dichosa para los más pequeños. ¿Cómo haríamos algo así? Es relativamente…

Continuar leyendo

Una escuela feliz

El propósito original que la escuela –bajo el formato que conocemos hoy- tuvo en sus inicios, respondía a las necesidades de las flamantes fábricas, proveyendo mano de obra calificada. La escuela era el lugar donde se disciplinaba y se igualaba…

Continuar leyendo

Navidad y consumo responsable

Si descuidamos el sentido primordial de estas celebraciones, que pretenden rendir tributo al mensaje amoroso que hemos recibido de Jesús, nos vamos a desorientar. Es imprescindible que volvamos a la fuente y recuperemos la armonía interior, confiando en la bondad…

Continuar leyendo

Una buena noticia

La biografía humana intenta ordenar con un sentido lógico y en un encastre fino todas las vivencias de un individuo desde la experiencia del alma infantil. Mientras no contemos con el propio criterio personal, la vida es peligrosa. No hay…

Continuar leyendo

La desesperación manifestada

Los niños lloramos mucho. Hacemos berrinches, intentamos por todos los medios explicarle a mamá que sufrimos en la escuela, que nos dan miedo los gatos, que el abuelo nos hace daño, que tenemos terror de quedarnos solos, que hay monstruos…

Continuar leyendo

Un desastre ecológico

La falta de cuerpo materno disponible cuando somos niños es un desastre ecológico a gran escala. Si no logramos succionar la sustancia materna traducida en leche, abrazos, caricias, tacto, palabras suaves, mirada complaciente, frases cariñosas y comprensión cargada de compasión…

Continuar leyendo

Lo único urgente es amar

Estremecidos -una vez más- por el horror después de los impactantes atentados en París, y preguntándonos cómo podemos acabar con ese odio que trasciende fronteras, sospecho que no hay solución si seguimos pensando que precisamos mayor control, mayor militarización y…

Continuar leyendo

Sobre la intolerancia

La intransigencia y la intolerancia son actitudes muy comunes en nuestra civilización, porque hay una lógica que las sostiene. Los seres humanos no nacemos rígidos, sino blandos. No nacemos con miedo, sino que vamos adquiriendo esos mecanismos por la falta de cuidado…

Continuar leyendo