Una versión actualizada y aumentada de un libro que también fue publicado bajo el título La familia nace con el primer hijo y que regresa con su título original, ahora que el concepto de puerperio encontró un lugar en el inconsciente colectivo para existir.

 

Según Laura Gutman, “el período puerperal es el que más tenemos que cuidar si nos interesa una civilización más amorosa y ecológica. El puerperio de cada mujer es asunto de todos, hombres y mujeres, tengamos hijos o no. El puerperio es el período de la vida en que el encuentro con la propia sombra es inevitable para cada mujer. Justamente porque coincide nuestra propia muerte espiritual con el nacimiento del niño produciendo un estallido de energías que tenemos la obligación de comprender, tanto quienes estamos viviendo en carne propia este choque de estrellas como quienes nos acompañan en calidad de parejas, amigos, hermanos, maestros o compañeros de ruta. Ningún período puerperal está desligado de la historia emocional de cada una de nosotras, tengamos acceso consciente a esa realidad o no. Por eso nuestra angustia manifestada a través de llantos, sentimientos ambivalentes o desesperación -y para colmo con un niño en brazos imposible de calmar- nos obliga a revisar con valentía y humildad la totalidad de nuestra biografía humana eslabonada en las historias de varias generaciones precedentes”.